Maridajes musicales

Llegas a casa, abres la botella, le das a play a ese playlist trilladísimo, y lo pones en bucle. Te sientas y suspiras, cierras los ojos y entras en una especie de trance entre la música y esa copa.

Sí, todos lo hacemos, y todos tenemos esa lista que hemos seleccionado con mucho mimo y que ponemos cuando queremos disfrutar de un buen vino, o simplemente desconectar.

No te preocupes, tu playlist está a salvo. En los siguientes párrafos lo que vas a encontrar es una serie de alternativas, complementos musicales para esos días en que te apetece probar algo nuevo, dejarte llevar y pasártelo bien. Por eso los hemos llamado “maridajes musicales”.

Puede que alguno de estos ya los hayas probado, pero hemos intentado hacer un poco el trabajo por ti, solo tienes que acceder al link en el título de cada playlist y listo. ¿Suena bien?

PONGAMOS QUE HABLO DE LA RIOJA
Es difícil encontrar en España dos conceptos que, siendo tan distintos entre sí logren una armonía que roce la perfección. Tanto es así que una vez adentrados en este maridaje tan curioso pero tan bonito, te será imposible disfrutar de uno de los grandes clásicos Riojanos sin pensar en el Madrid de Sabina. Esas noches de verano en la ciudad de los gatos, llena de luces, garitos a tope, coches pasando y olor a tabaco en todas las terrazas.

En este caso me voy a mojar, pero es que un Viña Tondonia junto a Sabina, Antonio Vega, Luis Eduardo Aute, Serrat y hasta Jarabe de Palo… en fin, ¡toma Marca España!

MERLOT Y LOS CLÁSICOS ACÚSTICOS AMERICANOS
A todos nos pasa que escuchando a Don McLean o Neil Young nos trasladamos a la USA profunda. A esas escenas de Hollywood que nos hemos ‘merendado’ sobre ambientes rurales, a pie de montaña con cabañas de madera, muy rollo boy-scout con fogatas y una guitarra. Ahora imagina esa escena acompañado de un Merlot complejo, con esas notas mentoladas, de cedro y tabaco. Pensarás que estás en el Yellowstone viendo a James Taylor tocar frente a una fogata. Otra alternativa muy buena es un Syrah maduro, gracias a esas notas ahumadas. Moras, eucalipto, violetas, bacon… todo muy guiri!

Pasa media hora y suena American Pie. Don McLean recuerda el accidente de Buddy Holly, critica a Bob Dylan, y tú ya eres un yanqui más. Dentro de un rato estarás cantando en tono melancólico “in my mind i’m going to Carolina“… No he estado en mi vida hulio!

A ZIGGY STARDUST LE GUSTA EL JURA
Estoy convencido de que si David Bowie hubiese escogido una región vitivinícola en el mundo para describir a su personaje Ziggy Stardust, habría pensado en el Jura sin dudarlo. Si hablamos de Bowie, podríamos decir que su estilo se basaba precisamente en la variedad de estilos en su obra; al igual que los vins jaune, vins de paille o Chateau Chalon del Jura, pasa igual: no existe un solo estilo sino que lo relevante es lo bien que se elabora cada uno de estos estilos.

Ese carácter vibrante y eléctrico, tan diferente y lleno de vida como los vinos con velo de flor o los vins jaune del Jura; a contracorriente pero haciendo de un estilo tan único algo tan icónico. Lo mismo podríamos decir de Freddie Mercury o Lou Reed.

Los vinos del Marco de Jerez pueden funcionar como alternativa.

EL BAROLO Y EL JAZZ
Aunque probablemente no descubramos nada nuevo con este playlist, le tengo mucho cariño ya que fue el primero que hice con este propósito. Imagina abrir esa botella de Barolo que llevas mucho tiempo mirando de reojo, prueba un sorbo de la copa y deja que se abra poco a poco.

Ha pasado un rato, y ahora salen notas de rosas secas, tierra y anisados. Los aromas han cambiado por completo, ¡y tú también! Esa ansiedad inicial ha dado paso a una sensación de placer y paz interior; y gracias a genios como Chet Baker, Louis Armstrong o Billie Holiday podrías estar horas y horas disfrutando de cómo evoluciona ese vino en la copa!

También funciona si tienes un Pinot Noir complejo y de larga crianza.

EL SHIRAZ MÁS GRUNGE
Mas de 13.000 km sobre el Pacífico separan a Seattle de Barossa Valley; sin embargo, existen muchas similitudes entre el Shiraz australiano y el movimiento Grunge en USA.

Eddie Vedder saliendo al escenario con una botella de vino en mano, o Mark Arm y su postura muy clara respecto del Chardonnay en su disco “Vanishing Point” son solo unas de las varias referencias cruzadas entre estos estilos.

Ambos se consolidan en los 90’s con un estilo áspero, potente y atrevido, gracias a la rebeldía de su naturaleza y la libertad de la juventud. En los mejores casos, esas notas rústicas evolucionan hacia un carácter complejo y sutil (¡Sí, el Grunge también!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close